Día: 18 Octubre, 2016

Obras para toda la vida

Una de las maneras que encontró el hombre para expresar lo que lleva por dentro desde las épocas más antiguas fueron las obras de teatros. Un grupo muy selecto de personas se reunían para subir a las tablas a darle vida a los más creativos pensamientos de un escritor.

Las obras de teatro siempre fueron muy bien visto por los pobladores y por sus monarcas, hasta que fueron usadas como medio de protesta en contra de algún gobierno. Detrás del traje de un artista se podía encontrar algún fugitivo de la ley de ese entonces que había desafiado a la autoridad y que era buscado aforadamente por los soldados.

Estos artistas fugitivos, se ponían tras las rejas pero no solo el cuerpo se pone tras la reja, se colocaba bajo candado al arte, a un medio de expresión fascinante durante muchas épocas. ¿Dónde estaban los cerrajeros en hospitalet de esas épocas que abrieran las rejas para darle rienda suelta a la imaginación? ¿O es que acaso esos cerrajeros eran los que transgredían al arte naciente?

Durante todos los tiempos, las obras se han postergado para marcar la vida de quienes las han disfrutado, obras inolvidables como “Romeo y Julieta”, “Hamlet”, “El sueño de una noche de verano” de William Shakespeare y “La Celestina” de Fernando de Rojas, se han convertido en parte de la cultura popular.

Quien no ha visto “Romeo y Julieta”, es algo muy difícil que suceda, cualquier amor de pareja del mundo real es relacionado con esta obra de arte cuando esta complicado para que los enamorados realicen su amor. Además del estilo de diálogo, el teatro también se expresa de otras formas como la ópera, el ballet, el cine, la ópera china y la pantomima.

El teatro tiene la capacidad de llegar a nuestro interior por medio de los sentidos, ver una obra de teatro resulta muy apasionante para quienes les gusta. El público que disfruta de este arte es muy selectivo. El éxito está en la escogencia de las escenografías y vestuario, que hagan que atrape la atención de los espectadores, que a través de los artistas hagan que le publico sienta lo más real posible todo lo que el escritor quiso expresar a través de las líneas.

Es muy interesante ver todo el despliegue que hay dentro de una obra de teatro, de toda la divulgación de su estreno, de la estructura física donde se aprecia el placer de oír las líneas de un creativo. Quizás se pudiera hacer líneas de libretos de nuestra vida, modificar lo que nos gusta para darle un feliz, el que más nos gusta, hacerte carpintero, cerrajero martorell o piloto, madre o hijo, con la facilidad como estos artistas plasmas las mejores historias sobre las tablas.

Al bajar el telón se termina el trabajo de los que hacen el arte, se apagan las luces pero no se apaga las sensaciones que se logran impregnar en cada persona que se conecto con la obra, no se apagan los aplausos del éxito.

Categories: Sin categoría

Caracterización como medio de expresión

Cuando se dispone llevar las líneas de un libreto, una historia para convertirla en una obra de teatro, hay unas cualidades que pueden definir qué tan exitoso sea el resultado de la presentación. Una de los aspectos que el público aprecia mucho es la caracterización de los personajes.

En las artes escénicas, se deben tener fuertes habilidades en técnicas de peluquería, para el montaje de implantes y por supuesto de maquillaje, que logren plasmar todas las características que el autor imagino sobre el personaje.

Aunque los encargados del maquillaje no son los que salen debajo del telón, como los actores y actrices del reparto, son verdaderos artista para que le público pueda identificar claramente las características que hacen único aun personaje en particular, que se enamoren, o que los odien, que les teman o que se diviertan con solo mirarlos.

El responsable de la caracterización, si es bueno en lo que hace, puede lograr con destreza plasmar la edad de un personaje, sin que lo observemos tan profundamente, mostrar la situación social en la que se maneja, el nivel de relación social y mostrar algunos rasgos que indiquen un pasado oculto.

Algunos personajes suelen ser más fáciles caracterizar que otros, es menos difícil mostrar la edad de un personaje como una niño, o un anciano, una maestra o u doctor, pero como es más complicado por ejemplo, lograr el efecto de los cerrajeros sitges, o un carpintero ya que esto tendría no solo que ver con el vestuario sino con la escenografía. Hay que estar la escena en movimiento para que se note las actividades de un cerrajero en el masnou en su taller, o al carpintero con sus herramientas.

Esto es lo que atrapa, cuando te disponen a ver una obra, ver todo el desenlace de la escenografías, el vestuario que llevan cada unos de los actores, que el maquillaje impacte, para que el guion sea muy interesante, para que te lleves una buena sensación de la experiencia artística.

Al mostrar las características de un personaje, se pueden hacer buscando rasgos físicos y de la personalidad, esta se llama caracterización de retrato. Pero la caracterización satírica es mi preferida cuando se exageran los rasgos fiscos sean buenos o malos por medio del maquillaje.

Es un trabajo realmente apasionante, llevar a la realidad a un personaje por medio de la creatividad que le pongas cuando buscas los colores, las telas y el maquillaje. A más de uno nos encanta disfrazarnos en ciertas épocas, darle rienda suelta al niño que tenemos dentro y se logras hacerte irreconocible es mucho más divertido.

Tan responsable, como creativo y divertido, es el trabajo del que se dedica a las artes y ha escogido resaltar las fisonomías de un personaje, que va a depender que tan exitoso sea la obra, además de las capacidades del actor, de que tan bueno sea el guion. Siempre es bueno ir a disfrutar de obras de teatro acompañado o solo, tener un momento de esparcimiento, para ver un medio de expresión tan creativo como las artes escénicas.

Categories: Sin categoría

¡Rómpete una pierna!

Del teatro se sabe mucho, de hecho, gusta mucho la puesta en escena y todo aquello, pero hoy quiero hablarte de una expresión que es muy común en este medio y que resulta bastante curioso.

Rómpete una pierna, en oposición a lo que expresa, significa suerte en el lenguaje del teatro, pero ¿Cómo podría tener suerte si me parto una pierna? No tiene sentido.

Para mí esa frase comenzó siendo lo que uno se imagina: un insulto, un mal augurio, peor con el tiempo se fue tornando más un chiste. Quizá la envidia de los demás es lo que te hace fuerte y lo que hace que trabajes con más ganas para logra interpretar tu papel como se espera.

Sea como sea, es una frase que se escucha todo el tiempo, de hecho, más allá del cine, es como un  buen augurio, aunque yo estoy seguro de que muchos la usan con toda la mala intención del mundo y sé que tú piensas lo mismo que yo.

Yo, sinceramente, espero que nadie se rompa una pierna en el teatro, de hecho, la expresión no me gusta, no la uso, pues me queda el cargo de conciencia de que le pueda pasar algo malo a uno de mis compañeros solo porque he pronunciado esas fatídicas palabras.

Rómpete una pierna, o lo que sea, yo mejor te deseo suerte, aunque suene más hipócrita. Si, creo que es por eso que no se desea suerte en el teatro, esa es una frase más molesta pues muchas  personas solo quieren que en verdad te rompas una pierna.

 

Categories: Sin categoría